PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Sports

¿Quién es Savvidis, el presidente que baja al césped con pistola?

H

 

Hay mucha política detrás de una de las imágenes del año. Mientras el mundo se escandaliza y el gobierno griego suspende la liga, te explicamos quién es, por qué lo hizo y qué va a pasar a partir de ahora

Ignacio Pato

12 Marzo 2018 11:30

Está escandalizada Grecia, y tradicionalmente el listón para llegar a ese estado de ánimo a través del fútbol estaba alto. Ayer no pudo acabarse el PAOK-AEK decisivo para la liga por la anulación de un gol al equipo de Salónica y posterior protesta de todos sus aficionados, jugadores, técnicos y directivos... incluyendo especialmente al presidente Ivan Savvidis, que bajó al césped con una pistola enfundada a la cintura. Lo que pasó después de que corriera como la pólvora esa imagen fue también chocante: el árbitro confirmó en el acta que el partido constaba como suspendido indefinidamente con 1-0 para los de casa, dando finalmente por bueno el gol y trasladando además la responsabilidad del veredicto del final de partido al AEK, cuyos jugadores se negaron a reanudar el encuentro entre armas. El club ateniense hablaba incluso en términos de "terrorismo".

Fue ya un día raro de antes en la Superliga griega. Al PAOK horas antes le habían devuelto los tres puntos que le quitó la sanción tras el impacto de un rollo de papel en la cara de Óscar García, técnico de Olympiacos. Es la liga griega más apasionante y abierta que se recuerda -aquí hablamos de que puede ser la primera vez en 8 años que Olympiakos no la gane, la primera en 24 que la gane el AEK y un equipo que no sea Olympiacos o Panathinaikos, y la primera en 33 que puede volver a ganarla el PAOK- y a falta de cinco jornadas los de Salónica lideran con 55 puntos, les sigue el AEK con 54 y Olympiacos tiene 50. Todo esto de momento, para pulsar el termómetro basta un dato: ni el PAOK-Olympiacos ni el PAOK-AEK han podido terminarse debido a incidentes en el estadio Toumba.

Mientras la federación griega piensa en la posible intervención de la UEFA, el gobierno del país sopesa la paralización del campeonato -el ministro de Interior ha dicho que esto ha sido un "ataque al honor del fútbol griego"- y la fiscalía estudia denunciar a Savvidis y sus guardaespaldas, el mundo se pregunta quién es este presidente que baja al césped con una pistola.

Savvidis, greco-ruso de nacimiento georgiano, hizo su millonaria fortuna a través de negocios relacionados con el tabaco, el agua y los medios de comunicación. Posee hoteles y ha comprado además el puerto de Salónica, el segundo en importancia del país. En la URSS llegó hasta sargento del Ejército Rojo y ha sido parlamentario en la Duma por el partido Rusia Unida de Vladimir Putin, con quien le une un estrecho vínculo. Una de sus principales actividades se centra en la restauración de templos ortodoxos y es presidente de la Federación de Comunidades Griegas en Rusia, desde donde también se lanzan proclamas en pos de conceptos históricos pretendidamente unitarios, como el antifascismo ruso y heleno durante la Segunda Guerra Mundial. Savvidis es, en efecto, una figura política y un puente de primer nivel entre ambas naciones.

A Savvidis, además, se le relaciona con Syriza. Especialmente tras una entrevista en la que alabó el papel del gobierno de Alexis Tsipras por su posición facilitadora en la compra de la compañía tabacalera estatal, SEKAP, por parte de Savvidis. El presidente del PAOK comparó además -para bien, se entiende- a Tsipras con Putin. En la misma entrevista, Savvidis cargaba contra Kiryakos Mitsotakis, el líder de la oposición del partido derechista Nueva Democracia.

En Grecia la polarización política en los medios tiene mucho que ver con el fútbol. Podríamos de hecho hablar de futbolización de los medios. De un lado, y con tendencia hacia las posiciones derechistas de Nueva Democracia, se encuentra el presidente de Olympiacos, Evangelos Marinakis, dueño a su vez de varios medios -entre ellos los históricos diarios To Vima y Ta Nea- y uno de los grandes accionistas de Mega, el canal de televisión privado más importante del país. La parcialidad se deja notar y, como apunta el periodista Yiannis Baboulias, la aparición de la esposa del opositor Mitsotakis en los Papeles de Panamá no ha sido correctamente tratada en los medios.

Por su parte, Savvidis nunca ha escondido su intención de consolidarse como un magnate de los medios. Compró la editorial Pigasos y cabeceras como Ethnos e Imerisia y es dueño del grupo Dimera Media. Se le acusa de tener un enfoque pro-gubernamental. Entre el presidente de Olympiacos y el del PAOK se reparten la mayoría de los grandes medios en Grecia.

El presidente del PAOK ha cerrado filas en torno a los sucesos de ayer. "Nuestros oponentes intentarán utilizar contra nosotros cualquier menor incidente. Os llamo a ser el escudo protector del club contra toda provocación", ha escrito en un comunicado oficial. Mientras, la prensa se muestra mayoritariamente dura contra él, y contra el PAOK por añadidura. Es el último capítulo -y el más grave- de lo que ya apuntamos en su momento: la meta de muchos presidentes del fútbol griego no es el dinero per se, sino forjar una legión de adeptos a una causa en buena medida personal. En este sentido, Savvidis ya está traduciendo políticamente su irrupción anoche en el césped de Toumba con una pistola: en Atenas no van a dejar que el PAOK gane la liga.

Posiblemente, ayer el PAOK perdió la liga. O sucedió lo que pocos imaginaban: Savvidis hizo perder al PAOK la liga.

Y, si no hay sanciones y la gana, ya ha pasado de ser la histórica liga ganada 33 años después a "la liga de la pistola de Savvidis".

share