PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Culture

Taylor Swift lleva meses desaparecida, y su nuevo vídeo 'Delicate' explica el por qué

H

YouTube.
 

¿Se ha cansado de la fama Taylor Swift?

E.M.C.

12 Marzo 2018 14:07

El domingo Taylor Swift fue galardonada con el premio a artista femenina del año en los iHeartRadio Music Awards. Swift, que lleva meses bastante desaparecida del ojo público, recibió este reconocimiento desde la sombra, con un vídeo pregrabado para la ocasión.

“Hola chicos, solo quería daros muchas gracias por este premio”, dijo. Swift explicó que no podía acudir en persona por estar preparando su nueva gira mundial, pero quiso compensarlo con un pequeño regalo. “En mi ausencia, y para mostrar mi gratitud, tenía muchas ganas de enseñaros el nuevo vídeo para mi nuevo single, Delicate”.

Delicate, cuarto single de su último disco Reputation, habla de — como ella misma les explicó a sus fans en un evento privado el pasado otoño — “lo que pasa cuando conoces a alguien que realmente quieres en tu vida y empiezas a preocuparte de lo que ha escuchado sobre ti antes de conocerte”.

Desde el lanzamiento de Reputation en noviembre, Swift no ha dado ni una sola entrevista para promocionar el álbum. Su Instagram, del que borró todas las publicaciones antes del lanzamiento, ha pasado de estar lleno de fotos con su famoso squad a contener solo imágenes para promocionar su trabajo. Dejando de lado 4 pequeñas actuaciones durante las navidades, Swift ha desaparecido de la faz de la tierra. Delicate parece explicar bastante bien por qué.


El vídeo es una mini muestra del precio de la fama. Swift en la alfombra roja, infeliz. Alguien le pasa una nota. Unas fans le piden fotos, un loco intenta abordarla. Los guardaespaldas lo paran. Nada malo puede pasarle, porque no la dejan ni a sol ni a sombra, pero parece que su burbuja también la priva de experimentar lo bueno.

En el baño, frente al espejo, Swift se dedica a poner caras, como si toda su vida fuese un teatro y ella fuese consciente de que se pasa la vida actuando. Como si estuviera deseando que la obra termine de una vez y poder descansar. De pronto, al volver al mirarse al espejo, deseo cumplido: es invisible.

Momento La La Land. Swift echa a correr por el hotel, comprueba que nadie puede verla, se rasga el vestido, lanza sus tacones y empieza a bailar como uno baila cuando sabe que nadie mira. Descalza se lanza al metro, corre bajo la lluvia y empapada se planta en la puerta del bar, con la nota que recibió al principio, y que representa el mensaje de texto del que habla la canción, en el que este chico especial le propone encontrarse en un bar en el East Side.

La gente de la barra la mira, la reconoce. Vuelve a ser visible, pero eso ya da igual. El último plano de su sonrisa nos indica que él está allí y que, como dice la letra de la canción, su reputación nunca ha sido peor, así que, si la quiere, es que realmente la quiere por lo que ella es.

Parece que Swift está un poco agotada de ser una estrella. De que todo el mundo hable de ella sin conocerla. De los rumores y las críticas que se generan por cada pestañeo que da.

El mensaje es más básico que el mecanismo que un sacapuntas: “los famosos también somos personas”, “ser famoso también tiene cosas malas”, pero teniendo en cuenta el cambio de chip que ha mostrado la cantante en los últimos tiempos, resulta bastante esclarecedor.

El vídeo, que ya roza las 3,5 millones de visualizaciones en YouTube, ha generado disparidad de opiniones entre sus fans.

Hay quienes lo odian.



Quienes lo aman.

Y a quienes les ha debido resultar lo suficientemente insulso como para plantearse detalles como este.

Teniendo en cuenta que yo también estoy preocupada por si Swift ha pillado papilomas, creo que formo parte del tercer grupo.

share