PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Culture

Nueva York demanda a la empresa de Harvey Weinstein por fomentar el abuso sexual

H

 

El productor tenía a un grupo de mujeres a sueldo que le facilitaban las conquistas sexuales

PlayGround

12 Febrero 2018 13:59

El fiscal general de Nueva York, Eric Schneiderman, ha demandado a Harvey Weinstein, a su hermano Bob y a su empresa The Weinstein Company (TWC) por violar derechos civiles y humanos u leyes comerciales. La denuncia es el resultado de una investigación de cuatro meses en la que el fiscal se ha entrevistado con extrabajadores de la compañía.

En los informes entregados a los juzgados de Nueva York el fiscal expone que Weinstein creó “un ambiente de trabajo hostil basado en las diferencias de género, un patrón quid pro quo de abuso sexual y un mal uso rutinario de los recursos corporativos para fines ilegales que se extendieron desde 2005 hasta al menos octubre de 2017”.

Schneiderman no acusa solo al productor de Hollwood, sino que culpa a toda la empresa por guardar silencio y no denunciar los hechos: “TWC ha roto repetidamente las leyes de Nueva York al no proteger a sus empleados del acoso sexual generalizado, de la intimidación y de la discriminación que sufrían”.

En las 39 páginas que ocupa la demanda, el fiscal apunta que Weinstein “acosó repetida y consistentemente a sus empleadas exigiendo que llevaran a cabo conductas sexuales o degradantes para continuar trabajando o ascender profesionalmente”.

Sostiene además que, como director ejecutivo de la firma, usó su puesto, a las trabajadoras y los recursos que tenía a su disposición para satisfacer sus intereses en la búsqueda de contacto sexual con mujeres que buscaban empleo en la empresa

Entre las acusaciones directas que vierte sobre él, Schneiderman afirma que Weinstein llamaba “putitas” y “zorras” a sus empleados, tanto hombres como mujeres, cuando se enfadaba. Además, gracias a las entrevistas, ha concluido que amenazaba con violencia a sus trabajadores y se aprovechó de sus conexiones con importantes cargos políticos.

Los fiscales de Nueva York denuncian que contrataba a un grupo de mujeres, conocido como “las mujeres del ala Weinstein”, cuyo trabajo era acompañar al magnate a los eventos y facilitarle conquistas sexuales. Por otra parte, varias asistentas aseguran que las obligaban a “hacer efectivos sus encuentros sexuales”, lo que suponía tanto contactar con “Las amigas de Harvey” por llamada telefónica o mensaje de texto como liberar espacio en su agenda para poder tener sexo.

Actualmente Weisntein se encuentra en Arizona en una clínica de rehabilitación. En total se enfrenta a cuatro investigaciones por conducta sexual inapropiada después de que varias mujeres denunciaran el acoso al que las sometió durante años.

share